Volvio una estrella al cielo

Le conocí desde que naci , como si fuera mi segundo padre.

Proteston , cabezota , tacaño …. pero maravilloso . Siempre tenia una sonrisa para sus sobrinos , se sabia cientos de historias y le gustaba contarlas y que le escucharan . Nadie sabia hacer el sonido de la perdiz como el.

Le gustaba su huerto , cuidarlo , y a pesar de tener 71 años , era capaz de subirse a podar los nogales o colocar las tejas que el viento habia levantado. No ha dejado mas que buenos recuerdos .

Yo lo que lamento , es que ya no va a estar presente para compartir el resto de mi vida con el , pero son tan buenos los recuerdos que tengo , que en lugar de llorar , solo puedo sonreir. Nunca le he visto triste.

Siempre con el mono azul de trabajo, su pulsera magnética (“Rayma”), el bolígrafo en la oreja , los 3 dientes con los que era capaz de machacarse un chuleton y¡ como le gustaban los langostinos !.

En verano, paseaba de noche por el patio de abajo donde esta el huerto … yo me enfadaba con el por los sustos que me daba cuando bajaba de casa de mi hermana y me lo encontraba de sopetón entre las sombras. Caminaba siempre con las manos a la espalda y se sabia todos los espoliques de las cartas :  ” Tres , terestrestres , la mujer del herrero se tiró un pedo cometelo tu que yo no lo quiero ” .

No le gustaba que le hicieran fotos sin motivo porque decia que era un gasto inutil , y siempre salia en ellas con las manos levantadas amenazando …

El palillo en la boca , como los duros del barrio y el comer deprisa para coger sitio en la partida de los sábados . En las mañanas de sábado ayudaba en el mercado con la fruta aunque ya estuviera jubilado.

Le encantaban los dias de mercado , hiciera lluvia , sol o hubiera caido una buena pelona de hielo , alli iba el con su mono azul y su bolígrafo en la oreja.

Adoraba Valdelacasa , su pueblo natal y alli es donde ahora descansa mi tio :

Emilio Pérez Rey .


Anuncios

2 comentarios to “Volvio una estrella al cielo”

  1. La vida es un tren en la que por desgracia, no tenemos todos la misma parada. Es una batalla en la que todos perdemos tarde o temprano, pero en nuestra forma de querer a los demás y compartir nuestra vida con ellos, reside la maravillosa victoria de seguir vivos legando nuestras creencias y nuestro recuerdo a los seres que han llenado nuestros corazones. Tu has logrado hacer que sobreviva.

    Un abrazo, y esta vez, en silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: