La balanza humana sigue sin encontrar su equilibrio.

Me es inevitable comparar este presente con el pasado vivido.

Han mejorado muchiiisimas cosas en cuestión de tecnología,avances médicos,higiene personal,preocupación estética,comunicaciones sociales…..Un largo etc de positivos avances,pero en cuestión humana creo que todavía estamos rozando el aprobado.

Vivimos en este planeta como si creyéramos que hay otro para luego.

Nos creemos los reyes del universo para coger las cosas cuando queremos y de donde queremos (siempre que podamos pagar por ellas y a veces,sin pagar un precio).Pensamos que estamos por encima de las plantas ,de los animales y de los recursos y que son ellos los que deberían estar a nuestro servicio.

Consumimos a nuestro paso de manera indiscriminada,especulamos con necesidades humanas y hemos creado un sistema en el que no se vive:se sobrevive y la sensación en algunos casos es de trabajar,comer y dormir…es un sistema esclavo aunque exista más poder adquisitivo.¿Es que acaso acumular cosas nos hace sentir más libres?.

De acuerdo que hay que trabajar para vivir;para vivir,no para sobrevivir. Creo que estamos consumiendo todo a marchas forzadas y creo que llevamos las de perder, porque no respetamos el equilibrio existente.No somos ni respetuosos ni responsables,somos adultos inmaduros;eternos caprichosos y egocéntricos.

Lo somos con todo lo que no sea nosotros mismos.Por supuesto que hay excepciones,pero los que intentan presionar la balanza para equilibrarla son muy pocos;hay demasiado peso en el lado del dinero como para que los valores humanos hagan la suficiente fuerza de equilibrio.

No dejamos de compararnos con lo que hacen,tienen o son los demás y los demás hacen lo mismo con los otros y no solo eso;como buenos egoistas tenemos unos esquemas sobre “como debería ser el mundo hacia nosotros,con nosotros y para nosotros” y aquello que no entra en nuestros esquemas,lo destrozamos hasta que tenga la medida justa de nuestras expectativas….total….mientras entre….

“La justicia no sólo está en mirar lo que nos merecemos sino en procurar que los demás también tengan lo que se merecen”.Para eso necesitamos una mirada objetiva y franca y tener hacia el prójimo la misma estima que te tienes a ti mismo;Ni tu te rebajas ni al prójimo le alzas :ambos estamos en el mismo nivel.

Tambien está,que somos bastante torpes a la hora de adaptarnos a los demás,intentamos mejor que ellos se adapten a nosotros,pero para que los demás nos acepten como somos;debemos hacer lo mismo hacia ellos:que no se sientan juzgados,que no se sientan reprimidos sino aceptados y respetados por quienes son.

En lugar de hacer eso,etiquetamos y almacenamos a las personas en nuestra memoria según nuestra propia etiqueta o esquema egoista y dejamos de ver lo que son: Personas que evolucionan,maduran y crecen.

Limitamos las conversaciones y vivencias con esa persona a la etiqueta.Con lo cual;mientras la persona evoluciona,madura y crece nosotros,en nuestra memoria,la hacemos permanecer estática tras el esquema mental que nosotros le impusimos.

Entonces:¿Quien es pues el desfasado?El egoismo.El egoismo siempre creará un desfase entre nuestras expectativas y la realidad al impedirnos aceptarla y amarla tal como es ,lo curioso es que cuando aceptas la realidad,también estás en predisposición de poder modificarla,o al menos; algunas cosas,pero ahí hay otro problema:

Que no intentamos distinguir entre”aquello que es nuestra competencia y podemos modificar y entre aquello que no se puede cambiar porque además de no ser nuestra competencia;es una circunstancia que sobrepasa nuestras posibilidades humanas”.

Hay muchas maneras de atravesar una pared y no tenemos porqué dañarnos ni dañar a otros en el proceso.

Lo que pasa,es que para hacer eso;se necesita haber superado la etapa del egoismo:esa etapa en la que creemos que el mundo debe girar en torno a nuestra expectativa.

Para avanzar se requiere de respeto,aceptación y comprensión de lo que hay y sentirnos que no estamos por encima de nada como para que el mundo deba de girar en torno a nosotros.Somos un ser vivo más que necesita de recursos para vivir y que,además,es un ser social que necesita crecer mediante las relaciones con los demás y no pretender que ellos cambien para que se ajusten a nuestro esquema del mundo.

Hay momentos,en que las circunstancias son muy negativas ,pero podemos cambiar nuestra manera de relacionarnos con esas circunstancias para no hacernos daño.

Uno solo cambia si decide cambiar.El,cambio es parte del desarrollo y el desarrollo;es parte de la vida,y eso sucede cuando se aprende de las diferencias de los demás,no cuando se pretende que todos se ajusten a un patron de pensamiento establecido.

Si no existieran las diferencias que nos dan un punto de vista apartado del nuestro,no seríamos capaces de avanzar;seríamos un sistema retroalimentado de nosotros mismos y al final,colapsaríamos.

Necesitamos alimentarnos del entorno y recibir un feedback positivo o constructivo.Si el entorno no nos devuelve ese feedback,no podemos rompernos la cabeza con la pared;hay que buscar otro entorno.

Nuestras acciones traen consecuencias,espero que las consecuencias de este presente,no sea un futuro de autómatas estéticamente perfectos e interiormente huecos.

Anuncios

3 comentarios to “La balanza humana sigue sin encontrar su equilibrio.”

  1. Seamos diversidad y personalidad sin afan de protagonismos vanales. Como bien resumes, no seres vacíos. Saludos.

  2. Es el mundo del capitalismo. Nuestra cultura ha patrocinado convertir a sus individuos en niños inmaduros y egoístas porque así son más fáciles de controlar. Nos dan consumo y por ello hacemos lo que queremos: trabajamos sin descanso, producimos y no pensamos demasiado. Somos esclavos de unas necesidades materiales que nos han creado, y después nos las dan para consolarnos mientras nos quitan el tiempo y el deseo de vivir… estos son los hombres grises de ese gran libro: “Momo”. Tal ve por eso cuando hubo quien alzó la voz contra este sistema fue ridiculizado o atacado… nuestro perverso sistema social reprime cualquier alternativa a él mismo y nos prohíbe la felicidad y la libertad ( a eso le llama ser pobre o marginal) pero siempre ha sido así en menos o mayor medida.
    Pero es cierto que en nuestra sociedad este infantilismo está muy marcado. En fin, Ellos verán. Ya son mayorcitos si quieren tirar sus vidas en tener cosas mientras se pierden lo importante… aún no dejamos de ser cavernícolas que intentamos tener… tal vez algún día evolucionemos je je.
    Un besazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: